foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


>

15 años después del incidente de Raccoon City, el bioterrorismo amenaza nuevamente la seguridad, ya no de una ciudad o región, sino del planeta entero.

Leon Scott Kennedy y Chris Redfield, junto a viejos y nuevos aliados, tendrán que hacer frente a un nuevo y devastador virus en una carrera contrarreloj para evitar el fin de la humanidad tal y como la conocemos.

 

Análisis by Meristation

Leon, Jake, Chris y Ada enlazan sus nuevas historias en la aventura más grande de la saga, una hecatombe a nivel internacional que tiene un nuevo y temible nombre propio:Virus-C. Umbrella todavía colea con nuevos miembros y experimentos que son en seguida presentados como "la mayor amenaza a la que se haya enfrentado nunca la Humanidad". Resident Evil 6 es un ejercicio cinematográfico, un despiporre de acción sin pausa y sorpresas argumentales que utiliza un esquema discursivo plural, con tres campañas iniciales que recorrer en cualquier momento y con más de 6 o 7 horas como mínimo de juego intenso cada una. Y una cuarta, la más difícil y respetuosa con el fan en cuanto a número de puzles y situaciones "clásicas" de la marca, la protagonizada en solitario por la sensual Ada Wong, reaparición estrella que reafirma su personalidad siempre única, fatal y misteriosa. Las cuatro historias, lineales a través de 5 largos capítulos cada una, se entrelazan y coinciden en puntos determinados para poner en pie la trama del juego, que finalmente lamentamos decir que no es tan alucinante y sólida como se estimaba.

Un primer prólogo-tutorial da la bienvenida al jugador, con Leon S. Kennedy y Helena Harper descubriendo algo inquietante, a la par que se introduce el acontecimiento que dará pie a todos los cruces: el Presidente de Estados Unidos también infectado. A partir de aquí, seremos totalmente libres de escoger el orden en que queremos recorrer las campañas, pudiendo saltar de una a otra aunque volviendo a tener que empezar un capítulo -algunos de incluso 2 horas de duración- cuando saltemos de personaje. Chris Redfield y Pier Nivasempezarán su nueva misión bajo el mandato de la BSAA en China, donde la nueva infección ha desatado el caos en algunas de las capitales del país oriental. Por último están Jake Muller y Sherry Birkin -ya adulta tras su inolvidable aparición como niña en RE2-, que comienzan sus andanzas en Europa tras descubrir que el todavía desconocido protagonista, hijo de Albert Wesker, tiene una reactancia especial al Virus-C. A partir de estos tres estandartes, todo se complica.

1  2

La observación, en comparación con la mayoría de juegos del género actuales, es obvia: Resident Evil 6 cuatriplica la duración, 4 campañas que duran cada una lo que normalmente se estila en la de un TPS de hoy. Y a esto se suman los modos extra, su invitación rejugable en cooperativo o singleplayer, confirmados DLCs o el ya siempre presente modoMercenarios, esta vez con más posibilidades y configuraciones. Que no queden dudas, este disco es un videojuego muy completo y duradero, pero habrá que aceptar sus bases, errores y estilo, que puede desquiciar a los más puristas o quienes esperen un título que siguiera la línea survival+acción que reabrió Revelations. La nostalgia, en este caso, está invocada más bien a través de reapariciones estelares y el carisma de algunos de los siete protagonistas de las campañas -por ejemplo Sherry-. También hay referencias a acontecimientos pasados y hasta alguna sorpresa final, como habitualmente ha sabido hacer cada entrega para cautivar al acérrimo. Pero por desgracia no podemos hablar de una tramamemorable y rompedora en el mundo de los videojuegos -como se venía diciendo-. Muchos la superan.

 

No puede considerarse una decepción como videojuego pero sí un producto totalmente alejado de las expectativas de retorno a la esencia más optimistas que levantó, quizá erróneamente prometidas. Resident Evil 6 mantiene la rama shooter que tan hábilmente supo introducir RE 4, de hecho no revoluciona aquella corriente aunque sí la evoluciona hasta un nuevo manejo más ágil en acciones y posibilidades, con más movimientos y mejor control. El nuevo apocalipsis zombi de Capcom, al alcanzar una escala mayor y dimensiones internacionales y enormes en contenidos y escenarios, es una experiencia cinematográfica que sacrifica el terror y las mecánicas tradicionales en pos del espectáculo hollywoodiense y las mecánicas más conjugadas hoy en videojuegos de éxito, pero sin hacerlo mal, todo en esta obra resulta efectivo y divertido, que no innovador o reseñable para hacerlo imprescindible de probar. Mucho contenido y total soporte para jugarlo en compañia son probablemente sus dos grandes atractivos, además del nombre de una marca todopoderosa que, lo podemos decir ya, está dando abiertamente de lado al survival horror.

3  4

Hay puzles, partes de munición escasa o colosales jefes finales, pero no se intercalan con la espontaneidad y naturalidad que antiguamente, son más bien trozos inconexos que logran aportar variedad a un desarrollo absolutamente lineal y guiado, consecuencia de una trama que, realmente, esperábamos que se hubiese hilado mejor. Digna pero no impresionante. Y en lo técnico, el engine más trillado de la compañía ha vuelto a trepar un escalón, aunque sigue arrastrando sus errores habituales o coloca una inexplicable neblina negra que empaña los fondos, logra algunas escenas inolvidables. El sonido, quizá su mejor apartado, redondea una superproducción como ésta que -y esto es innegociable- se comporta. Tanto jugado solo como en compañia, Resident Evil 6 es una experiencia de acción y otra forma de entender la supervivencia que gustará quizá más al novel que al veterano, pero que como TPS no incomoda. Eso sí, está por debajo de otros y hace pensar que quizá Capcom debería replantearse hacia dónde llevar la serie.

ai
Copyright © 2001-2017 - Resident Evil Center  - Todos los derechos reservados.